CHÍA EN EL EMBARAZO
Consumo de semillas de chía en el embarazo y lactancia

Cuando estás embarazada, comer alimentos saludables es más importante que nunca. El cuerpo necesita necesita más calorías, más proteínas, hierro, calcio y ácido fólico que antes del embarazo. Sin embargo, “comer para dos” no significa comer el doble. Esto significa que los alimentos que consumes son la principal fuente de nutrientes para tu bebé.

La mayoría de las mujeres necesitan 300 calorías diarias más durante al menos los últimos seis meses de embarazo que antes de estar embarazadas. Pero no todas las calorías son iguales. Un bebé necesita alimentos saludables que estén llenos de nutrientes - no “calorías vacías” como las que se encuentran en los refrescos, dulces y postres.

Las semillas de chía son uno de los pocos alimentos que contienen todos los nutrientes importantes para que te sientas saludable durante el embarazo. La buena noticia para las futuras mamás es que pueden agregar chía a los alimentos que actualmente consumen.

Recuerda que antes de agregar cualquier nuevo alimento a tu dieta, debes consultar con tu médico para asegurarte de que las semillas de chía sean una buena opción para ti y tu plan de alimentación equilibrada.

Bolsa 300g O3Chía Premium
Food safety
¡Ponle 03 chía premium a todo!

Compra tu chía, la llevamos a tu casa

La chía y el aumento de energía durante el embarazo

La falta de energía es uno de los descontentos principales durante el embarazo debido al desgaste producido por el crecimiento del bebé. Pareciera que toda la energía de la madre se destina al desarrollo de su hijo. Consumir semillas de chía durante el embarazo puede aumentar los niveles de energía y con ello aumentar la sensación de bienestar.

Por sus beneficios a la salud, consumir chía junto con una dieta balanceada te ayudará a tener los nutrientes necesarios para una embarazo saludable, tanto para la madre como para el bebé en formación.


25g de semillas de chía (dosis diaria recomendada) proporciona a una mujer embarazada aproximadamente 18% de sus requerimientos de proteínas, más de un tercio de la fibra diaria que necesita, y buena parte de las calorías extra que requiere cada mes con mes.

¿Cómo se come la chía?

¡¡Aquí te decimos cómo!!

2 cápsulas al día de Omega 3 100% libre de pescado

Cápsulas de aceite de chía

Aceite de chía 100% vegetal, se extrae de semillas cultivadas en México bajo estrictas normas y prácticas de higiene e inocuidad alimentaria.

Saber más >>
Tienda en línea
Tenemos paquetes con envío GRATIS a nivel nacional.
  • El hierro es un mineral importanteque se debe consumir durante el embarazo debido a que los volúmenes de sangre de la madre y el bebé están en aumento.



    La chía tiene gramo por gramo 5 veces más hierro que las lentejas.
  • Las necesidades de proteínas y calcio son mayores durante el embarazo para el desarrollo de los tejidos y el crecimiento óseo. La proteína es también de vital importancia para las mujeres embarazadas pues mantiene el volumen de sangre y soporta el crecimiento del bebé.

    La chía tiene gramo por gramo 7 veces más calcio que el yogurt y el 80% de la proteína que provee el atún enlatado.
  • La fibra contenida en las semillas de chía puede ayudar a la prevención del estreñimiento.

    El estreñimiento acompaña de manera frecuente a la mujer embarazada. Los cambios físicos y hormonales junto con la disminución del movimiento intestinal son culpables de que esta constipación ocurra. La fibra puede ayudar a contrarrestar este problema adicionando un volumen suave al tránsito intestinal. Las semillas de chía son una buena fuente de fibra pues proporcionan aproximadamente 3.4g por cada porción.

    Durante el embarazo tu metabolismo aumenta, produciendo más desperdicio, por lo que es más importante comer suficiente fibra a fin de eliminar de manera ágil los residuos nocivos.

    La chía tiene gramo por gramo 30% más fibra que el cereal de palitos.
Omega 3 y el embarazo

Los ácidos grasos de Omega 3 son muy importantes en el desarrollo del bebé durante el embarazo, y tiempo después durante la lactancia. El bebé recibe los nutrientes que necesita de los alimentos y vitaminas que consume la madre, y uno de los nutrientes esenciales que necesitan los bebés, son los ácidos grasos Omega 3.

El omega 3 para el cerebro del bebé es necesario para su formación y desarrollo, ayuda a la formación de su tejido cerebral. Cuando este ácido graso es ingerido por la mamá a través de su alimentación, atraviesa la barrera plantaria para llegar al feto y depositarse en el tejido cerebral y ocular del bebé.

Las mamás que a través de su alimentación no hacen un aporte suficiente de omega 3 durante el embarazo, la transferencia al feto se produce igual a expensas de sus depósitos, pero puede no ser suficiente al final, que es cuando la demanda es más elevada porque el crecimiento y desarrollo fetal son máximos.

Los nutrientes atraviezan la placenta, ayudando a que su bebé pueda desarrollarse y crecer saludablemente. No obstante, si su bebé no obtuviera las suficientes cantidades de Omega 3 de la comida que usted ingiriere, él mismo/a comenzaría a tomarlo de sus propias reservas. Varios investigadores afirman que dichas reservas pueden localizarse en el cerebro, lo que podría traer como consecuencia una pérdida de hasta un 3% de sus células cerebrales. La deficiencia de Omega 3 durante el embarazo podría relacionarse con un incremento en las tasas de depresiones postparto, un incremento en las probabilidades de dar a luz bebés de bajo peso, o un incremento en las posibilidades de tener un parto pretérmino o un parto mediante cesárea.

La chía es la mayor fuente vegetal de Omega 3, y consumir 25 g de chía (dos cucharadas soperas) equivale a recibir 5.3 g de Omega 3 cada día. Incluirla en tu dieta diaria puede aportar enormes beneficios a tu salud y la de tu bebé. ¿Cómo se come la chía? Aquí te decimos como.

  • ¿Y durante la lactancia? Durante la lactancia materna se deben mantener niveles óptimos de omega 3 porque a través de la leche materna le llegará al recién nacido la dosis necesaria de este ácido graso. El consumo de chía durante la lactancia te permitirá aportar al tu bebé en Omega 3 que necesita para su desarrollo.
  • ¿Depresión postparto? En estudios se ha constatado que un nivel correcto de Omega 3 materno puede ser un factor de protección frente la depresión posparto que sufren algunas mujeres. Te recomendamos que no dejes de consumir chía una vez finalzado tu embarazo, para que tu cuerpo continúe recibiendo de los beneficios que aporta la chía a la salud.
  • ¿Y el Omega 3 de algunos pescados? Se han hecho varias investigaciones que indican que hay una larga lista de especies que están contaminadas con mercurio, y que lo mejor es tratar de no consumirlos. A las mujeres embarazadas y niños se recomienda consumir en menor medida pescados como la sardina, anchoa, salmón canadiense y atún blanco. Complementar tu dieta diaria con el Omega 3 vegetal de la chía es una buena forma de mantener los niveles de este ácido graso.

Consumo de semillas de chía en el embarazo y lactancia

Cuando estás embarazada, comer alimentos saludables es más importante que nunca. El cuerpo necesita necesita más calorías, más proteínas, hierro, calcio y ácido fólico que antes del embarazo. Sin embargo, “comer para dos” no significa comer el doble. Esto significa que los alimentos que consumes son la principal fuente de nutrientes para tu bebé.

La mayoría de las mujeres necesitan 300 calorías diarias más durante al menos los últimos seis meses de embarazo que antes de estar embarazadas. Pero no todas las calorías son iguales. Un bebé necesita alimentos saludables que estén llenos de nutrientes - no “calorías vacías” como las que se encuentran en los refrescos, dulces y postres.

Las semillas de chía son uno de los pocos alimentos que contienen todos los nutrientes importantes para que te sientas saludable durante el embarazo. La buena noticia para las futuras mamás es que pueden agregar chía a los alimentos que actualmente consumen.

¡Ponle 03 chía premium a todo!
Beneficios de la chía a tu salud
Descúbre cuáles son

La chía y el aumento de energía durante el embarazo

La falta de energía es uno de los descontentos principales durante el embarazo debido al desgaste producido por el crecimiento del bebé. Pareciera que toda la energía de la madre se destina al desarrollo de su hijo. Consumir semillas de chía durante el embarazo puede aumentar los niveles de energía y con ello aumentar la sensación de bienestar.

Por sus beneficios a la salud, consumir chía junto con una dieta balanceada te ayudará a tener los nutrientes necesarios para una embarazo saludable, tanto para la madre como para el bebé en formación.

25g de semillas de chía (dosis diaria recomendada) proporciona a una mujer embarazada aproximadamente 18% de sus requerimientos de proteínas, más de un tercio de la fibra diaria que necesita, y buena parte de las calorías extra que requiere cada mes con mes.
  • El hierro es un mineral importanteque se debe consumir durante el embarazo debido a que los volúmenes de sangre de la madre y el bebé están en aumento.


    La chía tiene gramo por gramo 5 veces más hierro que las lentejas.
  • Las necesidades de proteínas y calcio son mayores durante el embarazo para el desarrollo de los tejidos y el crecimiento óseo. La proteína es también de vital importancia para las mujeres embarazadas pues mantiene el volumen de sangre y soporta el crecimiento del bebé.


    La chía tiene gramo por gramo 7 veces más calcio que el yogurt y el 80% de la proteína que provee el atún enlatado.
  • La fibra contenida en las semillas de chía puede ayudar a la prevención del estreñimiento.

    El estreñimiento acompaña de manera frecuente a la mujer embarazada. Los cambios físicos y hormonales junto con la disminución del movimiento intestinal son culpables de que esta constipación ocurra. La fibra puede ayudar a contrarrestar este problema adicionando un volumen suave al tránsito intestinal. Las semillas de chía son una buena fuente de fibra pues proporcionan aproximadamente 3.4g por cada porción.

    Durante el embarazo tu metabolismo aumenta, produciendo más desperdicio, por lo que es más importante comer suficiente fibra a fin de eliminar de manera ágil los residuos nocivos.


    La chía tiene gramo por gramo 30% más fibra que el cereal de palitos.

PUEDEN COMER CHÍA LOS NIÑOS?

Omega 3 y el embarazo

Los ácidos grasos de Omega 3 son muy importantes en el desarrollo del bebé durante el embarazo, y tiempo después durante la lactancia. El bebé recibe los nutrientes que necesita de los alimentos y vitaminas que consume la madre, y uno de los nutrientes esenciales que necesitan los bebés, son los ácidos grasos Omega 3.

El omega 3 para el cerebro del bebé es necesario para su formación y desarrollo, ayuda a la formación de su tejido cerebral. Cuando este ácido graso es ingerido por la mamá a través de su alimentación, atraviesa la barrera plantaria para llegar al feto y depositarse en el tejido cerebral y ocular del bebé.

Las mamás que a través de su alimentación no hacen un aporte suficiente de omega 3 durante el embarazo, la transferencia al feto se produce igual a expensas de sus depósitos, pero puede no ser suficiente al final, que es cuando la demanda es más elevada porque el crecimiento y desarrollo fetal son máximos.

Los nutrientes atraviezan la placenta, ayudando a que su bebé pueda desarrollarse y crecer saludablemente. No obstante, si su bebé no obtuviera las suficientes cantidades de Omega 3 de la comida que usted ingiriere, él mismo/a comenzaría a tomarlo de sus propias reservas. Varios investigadores afirman que dichas reservas pueden localizarse en el cerebro, lo que podría traer como consecuencia una pérdida de hasta un 3% de sus células cerebrales. La deficiencia de Omega 3 durante el embarazo podría relacionarse con un incremento en las tasas de depresiones postparto, un incremento en las probabilidades de dar a luz bebés de bajo peso, o un incremento en las posibilidades de tener un parto pretérmino o un parto mediante cesárea.

La chía es la mayor fuente vegetal de Omega 3, y consumir 25 g de chía (dos cucharadas soperas) equivale a recibir 5.3 g de Omega 3 cada día. Incluirla en tu dieta diaria puede aportar enormes beneficios a tu salud y la de tu bebé. ¿Cómo se come la chía? Aquí te decimos como.

Cápsulas de aceite de chía Omega 3

  • ¿Y durante la lactancia? Durante la lactancia materna se deben mantener niveles óptimos de omega 3 porque a través de la leche materna le llegará al recién nacido la dosis necesaria de este ácido graso. El consumo de chía durante la lactancia te permitirá aportar al tu bebé en Omega 3 que necesita para su desarrollo.
  • ¿Depresión postparto? En estudios se ha constatado que un nivel correcto de Omega 3 materno puede ser un factor de protección frente la depresión posparto que sufren algunas mujeres. Te recomendamos que no dejes de consumir chía una vez finalzado tu embarazo, para que tu cuerpo continúe recibiendo de los beneficios que aporta la chía a la salud.
  • ¿Y el Omega 3 de algunos pescados? Se han hecho varias investigaciones que indican que hay una larga lista de especies que están contaminadas con mercurio, y que lo mejor es tratar de no consumirlos. A las mujeres embarazadas y niños se recomienda consumir en menor medida pescados como la sardina, anchoa, salmón canadiense y atún blanco. Complementar tu dieta diaria con el Omega 3 vegetal de la chía es una buena forma de mantener los niveles de este ácido graso.